Hostal Restaurante Marzo -Tu restaurante en Lodosa- | Alfaro
499
post-template-default,single,single-post,postid-499,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.7.4,vc_responsive
 

Alfaro

14 Dic Alfaro

Alfaro es una ciudad y municipio español perteneciente a la comunidad autónoma de La Rioja.

Se sitúa al este de la provincia, en La Rioja Baja, siendo la cabecera de la comarca a la que da nombre y el municipio más extenso de toda La Rioja; linda con la comunidad Foral de Navarra. A fecha 1 de enero de 2009 contaba con una población de 9.883 habitantes según los datos del INE, siendo la quinta localidad con mayor número de habitantes tras Logroño, Calahorra, Arnedo y Haro. El río Ebro transcurre por el norte del municipio, donde desemboca el río Alhama tras rodear Alfaro por el oeste. 

alfaro

Los primeros testimonios de la ocupación humana de estas tierras la dan los hallazgos arqueológicos del yacimiento de las Eras de San Martín, correspondientes a la Primera Edad de Hierro en el siglo VIII a. de C. Sobre este primer poblado se encuentran evidencias de continuidad del poblamiento Segunda Edad del Hierro, correspondientes a la cultura de los vascones. Este asentamiento debe corresponder a Ilurcis, nombre que se cita con ocasión de la fundación de la ciudad romana de Graccurris.

El general romano Tiberio Sempronio Graco llegó a Ilurcis y tras varios conflictos con la ciudad creó en el 179 a. de C. un nuevo núcleo de población que llevaría su mismo nombre. La nueva ciudad se llamaría Graccurris, la primera fundación romana del Valle del Ebro, y se convertiría en una plaza fuerte que pasaría a ser municipio en tiempos del emperador Tiberio, momento en el que se acuñaron en la ceca de Graccurris ases y semises.

Está documentada arqueológicamente la existencia en las Eras de San Martín de un asentamiento perteneciente a la Alta Edad Media, lo cual confirma la continuidad de población en esta ubicación hasta la llegada de los árabes. Los árabes tomaron el actual territorio de Alfaro, modificando su ubicación y cambiando su nombre, pasando a denominarse Alfaro sin que se sepa el significado concreto del nombre, que parece estar ligado a la acepción ‘castillo’, ‘faro` o ‘fortaleza’. El rey cristiano Alfonso I de Aragón el Batallador toma la ciudad reconstruyendo las murallas. Es este rey quien hace el tan importante primer reparto de aguas, que aún hoy es recordado.

En 1253 Alfonso X el Sabio le otorgó carta de villa, aumentándose los privilegios de esta en 1287 por Sancho IV el Bravo, en 1331 por Fernando IV y en el siglo XV por Juan II de Castilla.bEl litigio sobre las aguas del río Alhama continúa y se intenta resolver en 1437 mediante el matrimonio de Enrique IV de Castilla y Blanca II de Navarra.

Felipe IV otorgó el título de Ciudad a Alfaro en 1629 a cambio de 40.000 maravedies pagados en distintos plazos. Durante los siglos XVII y XVIII tuvo una gran prosperidad que dejó en Alfaro casas de numerosas familias ilustres (Garcés del Garro, Quintana, Valles, Hurtado de Mendoza, González de Santa Cruz, Frías de Salazar, López de Montenegro o Echagüe). Hasta 1833, cuando se crea la provincia de Logroño, pertenece a la provincia de Soria. El 21 de julio de 1936 tropas navarras y logroñesas tomaron la ciudad. Siendo la única zona de La Rioja donde se opuso resistencia a los sublevados el 18 de julio.

La historia de Alfaro se recoge en la revista gracuuris de 2003, a excepción del descubrimiento de “gracurris e Ilurcis” y la historia de alfaro desde 1903 ya que la revista cuenta el libro que escribió un maestro de esta villa en es último año nombrado. En 2011 se realizó la exposición de La Rioja Tierra Abierta cuyo tema principal fue la historia de Alfaro en el Barroco.